Qué hacer una tarde (o mañana) de domingo lluvioso en Barcelona

Como algunos de vosotros quizás pensáis, no hay nada mejor que quedarse en casa un domingo mientras la lluvia cae tras los cristales de tu ventana. Sin embargo, yo pienso que hay muchas actividades que se pueden hacer y lugares que visitar en domingo y es más, creo que lloviendo aún son más entretenidas y bonitos de ver.

La lluvia me inspira, me hace ver los lugares muy románticos, como sacados de una novela. Por ese motivo, cuando estoy visitando una ciudad y llueve, no me molesta sino que disfruto al poder contemplar sus calles, edificios y monumentos mojados, mostrando reflejos que, de lo contrario, nunca ves. Por supuesto, Barcelona no es una excepción y cuando llueve, yo salgo de casa cuál caracol a admirarla.

Si aún no eres de los que disfrutan de la lluvia, espero inspirarte con mis planes favoritos para un domingo de lluvia en Barcelona. Pero ¡ojo!, éstos no son exclusivamente para días lluviosos, ya que los haría igual con lluvia que sin ella, simplemente los disfruto más cuando llueve.

Pasear bajo la lluvia

Todo el centro histórico de Barcelona se convierte en un escenario de película cuando el cielo gris y las calles mojadas se iluminan al atardecer. Pasear por las calles del Call (barrio judío), el Barrio Gótico y el Born se ha convertido en un ritual de domingos lluviosos para mí. Quizás sea por la poca afluencia de turistas cuando llueve o los escasos locales abiertos en domingo pero, cuando paseo otros días por estas calles, simplemente pierden dramatismo. Este dramatismo que tanto me gusta.

 

Otra de las zonas por la que me gusta pasear (y con lluvia, más de lo habitual) es la Anilla Olímpica. La montaña de Montjuïc es como un templo de inspiración para mí y por eso, disfruto más que una turista cuando visito este lugar. Pero sobretodo cuando llueve, estos espacios amplios, austeros y de arquitectura moderna, me hacen sentir como si fuera la protagonista de una novela futurista, concretamente cuando se acerca la tormenta junto con el dramático final.

Comer y comprar

Si eres de los que prefiere pasar la tarde de domingo lluvioso tomando algo calentito en un bar, no te podrás resistir a tomar un chocolate a la taza con churros en la calle más dulce, la Calle Petritxol. Y quien dice chocolate a la taza dice cualquier otro postre o delicatessen de repostería. En esta calle se encuentran las granjas más antiguas y de excelentes maestros chocolateros de la ciudad.

 

Otro plan de domingo, sea lluvioso o no, es irse de compras (¿en domingo?, ¡sí!).  El único centro comercial que abre los domingos en Barcelona es Maremagnum. El centro comercial se encuentra en el puerto y cuenta con una buena variedad de tiendas, tanto de ropa y cosméticos como de videojuegos. Además, me encanta caminar por los alrededores, porque los muelles del Port Vell lucen de lo más novelesco cuando llueve.

Ir al Cine y/o museo

Como buena cinéfila ¡y amante de las palomitas!, utilizo la lluvia como excusa perfecta para convencer a mis amigos/pareja/familia de pasar una tarde en una sala de cine. No hay nada mejor que mirar una película en pantalla grande, con tus palomitas en mano, sabiendo que llueve ahí afuera. Personalmente, disfruto más cuando veo las películas en versión original subtitulada, así que frecuento salas como cines Verdi Gràcia, Yelmo Icària o Renoir Les Corts.

 

De todos los planes para domingo lluvioso, no hay ninguno que me gusta más que visitar museos. Mientras estas dentro de ellos, puedes olvidarte del mundo, de si llueve o nieva, y centrarte en el arte. Los museos que más me gustan de Barcelona son: el Museo de las Culturas del Mundo, el Museo Europeo de Arte Moderno, ambos ubicados en el bario del Born, y El Cosmo Caixa, en Pedralbes. Considero que son museos que agradan a toda la familia, ya que exponen tipologías de arte muy diversas y temas muy variados, como historia, religión, física, biología, etc. y ¡nunca me canso de visitarlos!

En definitiva, estas son las razones por las que no me quedo en casa un domingo lluvioso en Barcelona. Hay mucho por ver y hacer y la lluvia no debe ser un impedimento sino una inspiración. Y tú, ¿qué haces un domingo lluvioso?

next

Leave a Comment

Name*
Email*
Website

Translate »